Dirección de Obra

  • Proceder
    La mayoria de contrataciones, llevan intrínseca, la dirección de obra para la instalación de nuestros productos.
    La experiencia nos indíca que cuando no se hace un seguimiento y control adecuado, siempre aparecen inexactitudes o desviaciones de lo que debiera SER y acaba NO siendo.
    Con este proceder, evitamos malos acabados, materiales que no encajan, mediciones mal hecha, juntas mal realizadas, colocaciones desplomadas, malos cierres y ajustes de huecos y ventanas.
    Todo ello contribuye a la dilatada garantía que damos en el tiempo a nuestras instalaciones y montajes.
    En definitiva, no solo se contribuye a un trabajo bien hecho sino que además al evitar modificaciones y reconfiguraciones a lo ya realizado, conseguimos un ahorro adicional que repercute directamente en el costo de la obra y la fecha de terminación.
  • Resultado
    El resultado es un cliente satisfecho y pletórico. Ah… y hemos conseguido un vendedor.