K·LINE ABRE UN CENTRO DE FORMACIÓN.


Ante el desarrollo de nuevas soluciones de instalación en obra y a la evolución constante de las reglamentaciones, el sector de la carpintería debe evolucionar. Así lo ha entendido K·LINE, por lo que acaba de inaugurar su propio Centro de Formación ‘a medida’ donde están expuestos todos los productos que conforman la gama K·LINE (puertas de entrada de aluminio, correderas acristaladas, correderas de hoja oculta, ventanas de aluminio de hoja oculta,…) en todas las configuraciones del mercado (neuf, renovación, estructura madera, ladrillo monopared, ITE).

Con una superficie de 400m2 y situado en Les Herbiers (Francia), el Centro de Formación K·LINE, se destina a acoger a los clientes profesionales de la marca, con el objetivo de ayudarlos a dominar los diferentes tipos de instalaciones de ventanas de aluminio y sobre todo a conocer la estanqueidad al aire, teniendo siempre en cuenta las principales reglamentaciones.

Con una sala pedagógica equipada con los últimos medios audiovisuales e informáticos y una sala de trabajos prácticos, el Centro de Formación dispone de 6 muros de instalación para una visualización real, 1 pared para cada nuevo modo constructivo, 9 maquetas representando las estanqueidades a realizar así como una programación para familiarizarse con los monoblocs.

El nuevo Centro de Formación K·LINE propone módulos pedagógicos y prácticos de 2 días de duración con sesiones formativas de 6 personas como máximo. Proponemos tres grandes temáticas: Neuf, Renovación, Reglamentaciones y Acabados.

En el módulo Neuf, los participantes pueden profundizar sobre sus conocimientos técnicos en cuanto a reglamentación y las normativas en vigor, y también ejercitarse en las reglas de estanqueidad al agua y al aire, tan cruciales para la ventanas en construcción.

En el módulo Renovación, los participantes pueden formarse, dentro de las normativas existentes, en la instalación en obra después de la descarga total de la carpintería o sobre el marco existente.

Por último, el módulo de Reglamentaciones y Acabados permite hacer ganar tiempo a los clientes en el momento de la instalación, gracias a un buen conocimiento de los productos K·LINE.

Tal y como indica Didier Guilloteau, propulsor del proyecto, ‘esta herramienta constituye una ventaja suplementaria para nuestros colaboradores con el fin de abordar de forma serena sus futuras obras, y proporcionarles las bases indispensables para asegurar un desarrollo comercial perenne’.

Leave a Reply